domingo, 27 de enero de 2019

In media res

In media res o "entre las cosas". Así reza el título de la segunda parte de la obra. Una vez ha caído el gran omnipotente nos hallamos en medio del tumulto, mirando alrededor, buscando indicios de verdad y solo hallando decepción. Ante las miradas de los jóvenes que siguen dando forma a la ciudad, actualizando lo antiguo, se encuentran los nuevos espíritus. Algunos hombres ya dejaron de creer en los nuevos surgimientos. Mientras nos sigan llamando nuevos seguiremos en el pathos de la falta de experiencia, viendo el vaso medio vacío, esperando una llamada que no llega. No somos nuevos. Somos los antiguos. Aquellos que preferimos transitar el camino de la vida con visión de sí, aceptando el dolor y la neuralgia que afecta a nuestro entorno. In media res. Frente al debilitamiento que asesina a las sociedades devolviéndolas a su estado natural encontrarán ustedes un subterfugio, ubicado en los pozos subterráneos de lo terrenal. Bien me cuido de no caer en las redes de lo espiritual para rehuir del dolor. Con mucha más contundencia golpearé encima de la mesa para hablar conmigo mismo y destronar a vuestro Rey marchito. Que ya no existe. Cayó de los cielos para ser devorado por serpientes. Dime si no es cierto que una vida nunca fue suficiente para ustedes. Los que dejaron de mirar alrededor con sus propios ojos; iluminando con falsas luces nuestras calles oscuras, repletos de venganza, de odio y misericordia. Hay una guerra que lidiar contra la debilidad. Y mejor que no se pongan en medio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario