sábado, 7 de abril de 2012

sin título

No existe la ilusión, mas que en nuestra mente; no existe anhelo suficientemente trascendente que pueda tener alas propias, ni deseos que hayan aprendido a volar por ellos mismos. No hay error que sobreviva, ni hay acierto que perdure, sólo hay juicios que se mantienen estables en un tiempo y en un espacio determinado.

Observa tu vida desde fuera, sé tu propio espectador. Conviértete en el protagonista y decide tú el guión de tu propia obra. La vida te enseña, ella te da las herramientas y tú aprendes a utilizarlas. No seas esclavo de tus posesiones, aprende a convivir con lo que tienes, mas no es posible hacerlo de otro modo.

Límpiate, vacíate, arrójalo todo y desnúdate ante mi. La suciedad aparece con el tiempo, pero yo soy atemporal, no quiero convertirme en polvo. No existe otra forma, no hay otra opción; para mí solamente hay un camino, una forma de vivir, una vida. Quiero seguir caminando, quiero construir mi camino, quiero saborear mi libertad, no quiero ser preso de una nube, quiero ver el cielo despejado.



Sigo despierto mirándote a los ojos y haciéndome preguntas, regalándote sonrisas y cerrando la puerta; hace demasiado frío ahí fuera.



No hay comentarios:

Publicar un comentario