jueves, 20 de octubre de 2011

Un paseo

Andar y andar sin destino, simplemente por el mero gusto de pasear y descubrir. Un paseo es algo maravilloso si se sabe disfrutar, es fantástico cuando el destino y el tiempo son dos factores insignificantes, y es hermoso cuando paseas en compañía. Pero hoy en día ya no hay mucha gente que valore los viajes diarios, la mayoría está más centrada en el destino, el viaje cuanto más corto sea y más cómodo mejor.

Tengo muchas ganas de pasear por calles que no conozca, por descubrir sitios nuevos que no he visto nunca y por poder conocer nuevas rutas. Me apetece cojer un autobús o cualquier otro vehículo y perderme por algún sitio cercano, al que tenga acceso directamente; adentrarme en los laberintos de la ciudad, callejuelas y avenidas que no haya visto antes, disfrutar las miradas de desconocidos que muy probablemente no vuelvan a cruzarse. Disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, estar al margen del odio y de la ira, poder sonreírle al mundo por un dia, todo eso es lo que quiero hacer ahora mismo.

Quiero sujetarme a la barandilla de este pequeño balcón y observar desde las alturas como crece la ciudad por la noche; arroparme con una manta bien caliente por si viene el frío y disfrutar de tu compañía, ¡de un rayo de luz enmedio de esta ciega oscuridad!

No hay comentarios:

Publicar un comentario