domingo, 9 de diciembre de 2012

Vida IV

¿Me ves? Tengo las manos sucias, sucias de imperfección acumulada, de deseos rotos. Pero, fíjate bien. A pesar de tener las manos sucias, no mancho las hojas que toco ni empobrezco a aquellos que les doy mi amor, que reconozco que son pocos. Las tengo sucias porque me pesa el alma, la sangre viaja por mi cuerpo pero sin cuajar, pero tampoco es para tanto. ¡Es normal que a veces sienta las ganas de volar y quiera escaparme de esta jungla! Sin embargo, mis imperfecciones se diluyen transformándose en errores del mismo modo que el sol hace desaparecer la lluvia. Mírame, fíjate bien. ¿No lo ves? Algún día haré desaparecer todas mis huellas y crearé un mundo nuevo en un punto y aparte, un lugar donde sólo estemos tu, yo, y mis manos sucias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario