jueves, 19 de abril de 2012

Vida III

Hacía mucho tiempo que no escribía mis sensaciones en prosa, es algo que tenía bastante apartado en realidad. Ahora retomo esta herramienta y la utilizo como si fuese un espejo de mi mismo, la otra cara de de las vivencias, quizás. Adoro la sensación que nace en mí al escribir, va abriéndose paso entre las emociones y va plantando una semilla vital de esperanza que se refleja a sí misma y refleja la unidad de la creación.

"¡Oh mundo inteligible! De astucia manchaste tu piel y la capa que cubres, no hay humano que no se esconda entre las nubes. Paredes blancas, silencios negros; la raíz de tu deseo tiembla y muere al instante. Ya no te necesito, mundo racional.

Has despertado, has llegado. Ya estás aquí, disfrútalo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario