jueves, 22 de septiembre de 2011

La actitud positiva

Hoy quiero escribir un poco sobre qué es adoptar una actitud positiva, cómo se adopta y cómo funciona. Creo que es importante saber discernir entre una actitud positiva y una negativa, porque de no comprender esta diferencia es posible atribuirle a la vida características que no le pertenecen y decir expresiones como "que asco de vida" o "la vida es una mierda".

En primer lugar, creo que es mejor no utilizar el concepto de "vida" porque la vida tal y como la vivimos no es la vida que vivieron los prehistóricos o la vida natural que viven los niños, es más bien una creacion cultural. En consecuencia, voy a hablar de "situación de vida" en vez de la vida, porque así podré expresar mejor lo que quiero decir y con más precisión.  Así pues, el concepto de "situación de vida" , tal y como yo lo voy a emplear en este ensayo, es la vida en sí que vive un ser humano en una situación determinada, en un momento determinado y totalmente influenciado por la cultura y la sociedad. Esta diferencia conceptual no es una invención mía, la leí en una obra de Eckhart Tolle titulada "El poder del ahora" y es una forma de evitar posibles malinterpretaciones a la hora de hablar sobre temás más o menos complejos.


En mi opinión, solamente es posible adoptar una actitud positiva cuando nos enfrentamos a un problema o a cualquier dificultad en nuestra situación de vida. De no encontrarnos con ningun problema, uno/a ha de estar tranquilo, sereno, puro, en paz consigo mismo y con el exterior. Como todos sabemos, este estado no es el predominante y por lo tanto algo hay que hacer al respecto si queremos estar mejor con nosotros mismos, aunque sea el hecho de bloquear nuestra mente y no dejar que circulen los pensamientos libremente.

Cuando aparece un problema en nuestra vida, podemos hacer 3 cosas: Podemos adoptar una actitud positiva, una actitud creativa y espontánea que no esté influenciada por ninguna doctrina y que quiera el bienestar incondicional de la persona. Por otro lado podemos adoptar una actitud negativa y dejar que el problema nos coma y nos taladre, es la única que satisface nuestro ego y es la que tenemos más a nuestro alcance. Pero tenemos una última opción, puede que sea la más extremista, y es desvincularse del problema de manera que el problema no forme parte de ti. Esta última opción podría desarrollarse a través de herramientas como la meditación, el consumo de alguna sustancia natural o la realización de alguna actividad que inhiba la mente.

En segundo lugar, creo que es importante respetar todas las distintas actitudes que podemos observar en todo el gran número de personas que vamos conociendo a lo largo de nuestra vida. Solo a través del respeto y la comprensión uno/a se puede llegar a enriquecer de otros puntos de vista, pero para ello antes hay que hacer un duro trabajo de limpieza personal de nuestro nihilismo. Así que adoptar una actitud positiva puede ser favorable, tener una actitud negativa ante los problemas puede ayudarnos a replantearnos nuestra situación, y notar la desconexión total y frontal con un problema es otra posibilidad igual de respetable y muy aplicada en oriente.

Animaros a conoceros más, preguntaros qué hacéis cuando tenéis un problema, porque solamente a través del conocimiento de uno mismo y/o de la comprensión de la paz interna se puede llegar a sitios nuevos, a lugares muy interesantes dentro de tí que no sabes ni que existen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario