sábado, 9 de julio de 2011

La filosofía, el arma más poderosa

"Este texto trata sobre el poder de la filosofía actualmente, su uso y sus beneficios. Creo necesario recordar que no es más que mi punto de vista, la visión que tengo de la filosofía ahora mismo."

Filosofía entendida como herramienta racional para poder sacar conclusiones propias de los hechos, de las experiencias y de las vivencias de uno mismo, o también, como mecanismo que nos permite hallar un criterio personal e intransferible a la hora de enfrentarnos a todo ese tipo de cosas.

En mi opinión, la filosofía es imprescindible en nuestra sociedad occidental. En primer lugar, voy a hablar de cómo es nuestra sociedad actual porque creo que desde ahí será más fácil comprender el porqué.


El objetivo que persigue nuestra sociedad, conscientemente o inconscientemente, es el desarrollo práctico total del individuo, para que pueda desarrollarse en un ambiente de éxito que le proporcione seguridad, y desde ese estado anímico permanente, poder usar sus capacidades para el progreso del colectivo. Ahí entran en juego todo tipo de factores que forman parte del sistema político actual, como es la religión (con sus enseñanzas morales), el concepto del "deber", la educación, los medios de comunicación, el concepto de "distancia", el dinero, la tecnología, y muchos más. Es lógico pensar que esta sociedad ha alcanzado muchos fines, ya que ha sabido desarrollar a lo largo de los años todo tipo de doctrinas y herramientas, creo que puedo decir que eso es algo incuestionable por su cercanía con la realidad, digamos que aparentemente es algo real.

La idea de progreso la hemos integrado en nosotros como algo necesario para el bienestar de la humanidad, se mantiene la creencia que sostiene que la ciencia es necesaria por el simple hecho de buscar respuestas a todas esas preguntas que el ser humano se pregunta y no sabe responder. Estaría bien que la idea de progreso o la  idea de ciencia fuesen cuestionadas, pero no voy a cuestionarlas, pues no me interesa profundizar en eso ahora. Lo que a mi propiamente me interesa es hablar de pequeños matices de nuestra sociedad, aspectos meramente descriptivos, no voy a proponer absolutamente ningún criterio alternativo. Otro aspecto interesante a tratar es nuestra forma racional de decidir y actuar, totalmente condicionada por nuestra rutina, que es una rutina sistemática, práctica, que aparca las emociones y exalta el poder de la mente. Cuando estamos enfadados o nos sentimos atacados, ¿atacamos? ¿De donde proviene la barrera que existe entre nosotros y el "deber"? Debemos de entender que somos animales totalmente influenciables por nuestro exterior, y esto es algo necesario, porque entre nosotros y el mundo hay una conexión, formamos parte del mundo y el mundo forma parte de nosotros. Así pues, lo interesante sería intentar eliminar todas esas influencias que nos hacen daño y no nos dejan desarrollarnos como personas; para ello tenemos que saber ué es lo necesitamos, pero... ¿Nos conocemos? Yo pienso que muy poco. No es negativo el hecho de que exista el dinero, de que existan las religiones, internet, clubes o partidos políticos. El problema está en nuestra vinculación con todas esos aspectos de la sociedad, si nos conociésemos más, podríamos eliminar todas esas cosas que no necesitamos, desechar las dependencias y comprender mejor nuestro exterior, de manera que tendríamos más herramientas a la hora de decidir y actuar.

Para eso sirve la filosofía, para poder ganar la confianza que hemos perdido a causa de las represiones de nuestra sociedad y retomar un poco nuestro camino. La filosofía ha de servirnos para establecer un criterio, en definitiva, para poder conocernos más, ya que si no nos cuestionamos las cosas o no somos capaces de tolerar otros puntos de vista, la barrera entre nosotros y el exterior cada vez se hace más gruesa, hasta el punto que no sabemos distinguir entre lo que nos pertenece y lo que no. Por eso la filosofía es el arma más poderosa, porque es la única que es capaz de penetrarse en la oscuridad sin que nadie se de cuenta, sin que nadie pueda evitarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario