martes, 28 de mayo de 2013

3.

Te escribo sabiendo que echo ciegamente la suerte de quien nunca espera menos. Nunca muere el corazón, sé que fue la sal y la vida del saber nadar contigo lo que siempre es y ha sido un viejo juego del paraíso, no olvides que a cien metros puedes ver y entonces saber si realmente ha llegado algún barco desde el día en que solos nos vimos. Sol, agua, volvemos. Si no podemos, a la luz de encontrar el todo sin nada, pasan horas y pasa la aguja mirando por azar, no por casualidad. 

3.

No hay comentarios:

Publicar un comentario