domingo, 3 de febrero de 2013

Lluvia de estrellas

Como una noche de lluvia de estrellas, único e indescifrable. ¡Ojalá pudiera desenvainar la espada cada vez que el miedo viniese de frente! Ya no hay tanto tiempo para desatar los nudos que desgraciadamente todavía no han sido desatados, toca esperar.

Tras nuevos horizontes, nuevas metas y probablemente nuevas ilusiones, siempre existe la posibilidad de apreciar el sabor de una victoria gloriosa, puesto que aún no hemos perdido la fe, seguimos siendo humanos.

Tras la pérdida de identidad, la derrota sangrienta y la sucia ventosa que exila por nuevos derroteros al lejano bajel, hemos podido comprender cuál es el camino propio del viajero terrenal. 

¡Salid del jamás, venid al ahora! Sólo quiero un poco de amor para el presente para poder amar la vida como Dios ha querido que la amemos, una vida que se oculta tras la lluvia de raíces estrelladas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario