lunes, 20 de febrero de 2012

Solamente hoy

Bajo la tenue luz de una farola se esconden susurros, sonrisas y miradas en silencio. La noche atrapa al pensador que no concilia el sueño y enamora al que con cautela avanza en el camino, dejando la ciudad en pausa, ofreciendo pequeños destellos de esperanza que de vez en cuando salen a la superfície. Hoy es una noche bonita, preciosa, y no es porque el cielo esté estrellado o porque haya visto algo asombroso, sino porque hoy ha desaparecido la capa de polvo que envolvía mis sentimientos. Hoy ha brillado la luz por sí misma y la oscuridad ha desaparecido por sí sola. Solamente por hoy, bajo la tenue luz de una farola, se esconden susurros, sonrisas y miradas en silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario