viernes, 1 de julio de 2011

El puente al consciente


Déjenme unos segundos para encontrarme con la palabra y poder describir el mundo tal y como yo lo veo, manteniéndome al margen de una mala interpretación que pueda llevar a relacionar este ensayo con el pesimismo; tan solo intento expresar una mínima parte de la decadencia global que bombea el corazón de la humanidad.

Hemos perdido la dirección, se han tragiversado los gustos y se han atrofiado nuestros músculos. Nuestro cuerpo ha pasado de ser libre a ser esclavo, de ser nuestro a no ser nuestro. Nuestros deseos han sido manipulados, reformulados y moldeados a consciencia a través de una pésima educación que inspira desconfianza, miedo y soledad. Los tres grandes enemigos del crecimiento, los tres grandes pilares del pesimismo, los tres grandes reyes del nihilismo. Hemos perdido la afinidad por olvidar, el olvido ya es negativo, ahora se habla de aceptación o de integración, en vez de rechazo u olvido.

Creo conveniente y necesario destapar la naturaleza del escepticismo que solidifica la base de nuestra fe. Hemos sido capaces de incorporar en nuestro conocimiento conceptos pura y únicamente racionales, ideas que intentan explicar con la mayor claridad posible el concepto de verdad absoluta, pero no nos hemos dado cuenta que es muy probable que se hayan pasado por alto los límites del ser humano, y nos hayamos creido convertirnos en máquinas de certeza. Hemos sido capaces de evolucionar, progresar y avanzar, porque nuestra naturaleza dispone de medios para hacerlo. Sin embargo, ¿sobre qué base están sujetos nuestros pasos? ¿cúal es la clave de nuestra seguridad? La respuesta de estas preguntas están dentro de cada uno cuando profundizamos en nuestros sentimientos, o incluso cuando la luz ilumina nuestros deseos haciéndolos pasar al consciente. Cuando conozcamos nuestros deseos tan bien como el uso de nuestros valores, podremos eliminar la base que sustenta toda motivación y que nos lleva a desear cosas materiales, en vez de sentimientos naturales…

No hay comentarios:

Publicar un comentario